15/7/14

Yo fuí solo un acto y he cambiado un montón de vidas. Así avanza el tiempo, no dejes de moverte.
El tiempo transforma los objetos. Su propia naturaleza no les otorga valor sino la ostensión de su perdurabilidad. El poder de transmutación de los objetos es inherente al tiempo.
Una lista se transforma en algo más que un recordatorio puntual cuando aparece por casualidad entre tus cuadernos después de tres años, convertida en reliquia de una amistad que ya no es, el último hilo conductor de lo que fue.
Voy a romperla, a destrozarla, a disfrutar del sonido de cada rotura. Ya no tendré nada que decirte.
No mas Hummus, ni Actimel, ni Verdura, ni Leche, ni atún, ni Crema de manos. Voy a mantener la nevera vacía y el horno lleno de recuerdos que exterminar con gas.
Sí, aún uso butano.

9/5/14

A veces las enfermedades nos seducen. Hay cuerpos débiles que se abandonan a ellas. La fuerza eximidora de la enfermedad nos incita, nos arrebata la voluntad para alcanzar la atención quejicosa de la lástima. 

#ylibéranosdelmalamén

18/4/14

Pequeña A.:
no sufras, no te angusties,
vive tranquila todo los dolores del camino,
servirán para aprender,
para ser lo que eres y serás.
El error trágico se tornará positivo,
todo lo pasado, todas las estrías
que en tu cuerpo habitan
fueron dadas para encontrarlo,
para acercarlo a ti.
Llegará un día cualquiera
y lo entenderás todo,
las heridas dejarán de supurar solas
y olvidarás el color de la sangre.

29/3/14

Hoy caminé por mi ciudad como si no fuera mía.
Siento que podría mirar así cualquier ciudad del mundo desde los ojos de lo bello, desterrando el sabor de lo gastado.
Me dí cuenta de que no la conocía. A veces las cosas se ven mejor desde la distancia.
La gente que caminaba a mi alrededor me miraban pensando que era extranjera solo por como mis ojos observaban la ciudad.

De repente el vértigo de lo sublime me entorpece, me vuelve los ojos hacia dentro y ya no veo nada.
Vuelvo a caminar hacia mi casa.

También se puede hablar de cosas claras.

No vuelvas a casa, esa no será ya nunca tu casa. Permanece aquí, del lado de lo bello.
Podrías vivir en cualquier lugar del mundo, podrías comerte el mundo.

Toda una vida queriendo comerse el mundo y cuando llega una edad solo quiere comer algo.

He decidido que no voy a ser infeliz nunca más. Voy a vivir aquí del lado de los sueños, no dejaré de ser niña nunca.

24/9/10

Me encanta el dolor, sí. Cuando se remite a tus uñas. Al menos la cicatriz no se irá.
[7 junio 2008]

31/8/10

Distinto lugar, la misma mierda.
El dolor siempre será universal.